Entrevista de Trabajo
Descifrando el misterio: entrevista laboral de programador junior

Descifrando el misterio: entrevista laboral de programador junior

por Benjamín Arredondo   |   February 11, 2021   |     6 min. de lectura

Las primeras entrevistas para desarrollador de software pueden ser angustiantes, sobre todo si no sabes cómo son o qué te van a preguntar. Tus habilidades técnicas no son lo único que cuenta, tus soft skills también serán un factor clave para que obtengas el trabajo. Te comparto mis tips para enfrentarte a una entrevista de programador junior.

Recuerdo claramente la primera vez que atravesé un proceso de reclutamiento para un puesto técnico. Apliqué  para ingeniero de software en una  empresa de  otra ciudad . Muchos factores aumentaban mi incertidumbre: no conocía la empresa, todo era remoto, tenía los nervios propios de mi primera entrevista y más. 

El proceso fue  una montaña rusa de emociones y estuvo lleno de aprendizaje, pero definitivamente hay cosas que me hubiera gustado saber antes. 

Recomendado: Cómo prepararse para una entrevista de Senior Developer

Más que una entrevista, un proceso

El primer paso es estar consciente de que no solamente vas a una entrevista, sino a un proceso completo con distintas  evaluaciones y donde serás observado en cada interacción.

Que no te tomen por sorpresa. Puedes estar seguro de que en algún punto de las entrevistas para desarrolladores de software vas a tener que escribir código para demostrar tus conocimientos. Sin embargo, este no es el único reto o filtro al que te enfrentarás,  otras etapas del proceso son:

1. Enviar  tu Currículum(CV): Tu carta de presentación es tu CV. Cerciórate de que incluya toda la experiencia relevante que tengas, pero distribuye la información de tal manera que sea limpio y legible, no un ensayo de mil palabras en Times New Roman 8. 

Si incluyes una foto asegúrate que sea profesional, no la foto de una fiesta que recortaste para que no salgan tus amigos. Sin embargo, no es necesario que incluyas una foto en tu currículum, para algunas empresas, sobre todo en países extranjeros, agregar una imagen a tu currículum podría afectar sus posibilidades de conseguir el trabajo. 

También evita incluir información personal como edad, estado civil, dirección específica, etc. Mantén el tema de tu currículum enfocado en tu experiencia profesional y no enfocado en tu persona. 

Recomendado: Como Crear Un CV Desde Cero

2. Llamadas con los reclutadores: Seguro tendrás  múltiples interacciones con los reclutadores de la empresa. Siempre sé amable abierto y no tengas miedo de preguntar, asegúrate de aclarar todas tus dudas. 

Consulta cuál es el proceso completo, cuál es el perfil que buscan (además de haber leído la información de la vacante e investigado a la empresa), y cualquier otra cosa que necesites saber.

 

3. Entrevista “personal”: Esta etapa puede tener otros nombres, pero es básicamente una conversación en la que te preguntan acerca de tu experiencia previa, de tus soft skills, y, en la mayoría de las ocasiones, preguntas estándar, como cuáles  son tus debilidades, tu mayor fortaleza, entre otras.

El objetivo de esta etapa es conocerte mejor, ya que la empresa debe asegurarse que tus expectativas y tu perfil de ingeniero de software empatan con sus necesidades. Sé honesto, tal vez mintiendo consigas el trabajo, pero podrías terminar odiándolo porque no coinciden las expectativas.

 

Recuerda que cada una de estas etapas de la entrevista de trabajo es un filtro y no es seguro que pases por todas ellas. La empresa puede decidir que no eres lo que están buscando o tú que este trabajo no es lo que quieres.

El proceso de reclutamiento es para que ambas partes se conozcan y midan si la relación laboral funcionará adecuadamente.

¿Cómo son las entrevistas? Los secretos ocultos 

Como candidato para una posición técnica seguro te vas a enfrentar a una entrevista en la que tendrás que resolver un problema con código, en algún lenguaje de programación. 

Cuando vayas a esta etapa asegúrate de saber si se requiere algún lenguaje en específico, para que te prepares y estés al tanto de todas las herramientas y facilidades que este proporciona. No vayas a una entrevista técnica sin conocer al menos los fundamentos de lo que se va a evaluar, tanto de manera teórica como práctica.

No todos los puestos requerirán el mismo nivel de habilidad, si estás en una entrevista de programador junior no necesitas ser un erudito ( con la experiencia irás aprendiendo y creciendo), pero entre más conocimientos tengas, más posibilidades de ser el seleccionado.

Aun si apantallaste con tus habilidades de programador debes tomar en cuenta que no es todo lo que se evalúa en esta etapa. Si las empresas quisieran recursos que solo escriban código, probablemente tendrían computadoras con capacidades de inteligencia artificial que hagan todo por sí mismas. Las empresas necesitan humanos que tengan la capacidad de trabajar en equipo, que demuestren potencial para seguir creciendo, que tengan habilidades de comunicación, etc. Estas son cosas a las que también se les presta mucha atención durante las entrevistas para desarrolladores de software

Algunas de mis recomendaciones para la entrevista técnica son:

  1. Preséntate tranquilo y seguro de ti mismo, pero sin llegar a que te perciban pedante.
  2. Aclara cualquier duda respecto al problema que debes resolver; deja las expectativas muy claras.
  3. Pregunta que se estará evaluando. ¿Prefieren que llegues a la solución más óptima o que presentes una solución sencilla pero completamente funcional?
  4. Prepárate lo suficiente para que no tengas que buscar información en internet. Si olvidas alguna función que proporciona el lenguaje busca alguna alternativa para llegar al mismo resultado sin utilizar la función.
  5. Comunícate constantemente con tu evaluador. Comenta tus opciones para resolver un problema y la razón por la cual elegiste alguna de estas alternativas.
  6. Si necesitas concentrarte no dudes en pedir un momento de silencio, pero no dejes de comunicarlo. Incluso puedes preguntar si hay lápiz y papel a la mano.
  7. Mantente optimista. Si te bloqueas respira, relájate y continua. De ser necesario puedes pedir una pista a tu evaluador, esto hablará mejor de ti que darte por vencido.
  8. Al finalizar, no dudes en pedir feedback. De esta manera demostrarás apertura a la crítica constructiva y ganas de aprender.

¿Me están haciendo la ley del hielo?

Todas las empresas son diferentes -algunas tienen 30 empleados y otras tienen 10,000- esto implica que sus procesos de reclutamiento tienen diferentes tiempos y que algunos son más burocráticos que otros. Además, toma en cuenta que no eres el único candidato al que se está evaluando. Por estas y otras razones, es posible que después de uno o varios de los filtros dejes de estar en contacto con los reclutadores. Esto es más común de lo que crees y no tienes porqué asustarte.

Yo recomiendo que después de una semana te pongas en contacto con la empresa y preguntes al respecto. Esto tiene dos beneficios: asegurarte de tu estatus en el proceso y mostrar un verdadero interés (unos puntos extra no caen nada mal).

Como decía una de mis mejores profesoras en la carrera “ánimo y adelante”. Ya sea que no fuiste seleccionado para una vacante que querías o que te topes con cualquier obstáculo, sigue viendo hacia adelante y no te desanimes. Siempre toma todos los altibajos y aprende de ellos, ya que así podrás ver cuál es el camino correcto hacia ser contratado.

Espero que todos los consejos basados en mi experiencia te sean de ayuda. Recuerda, la clave está en conocerte, prepararte, comunicarte y nunca rendirte.

¡Ánimo y adelante!

Deja un comentario