Trabajo Remoto
Vive el duelo del trabajo tradicional en oficina y acepta el empleo home office con sus bendiciones

Vive el duelo del trabajo tradicional en oficina y acepta el empleo home office con sus bendiciones

por Valentina Rodríguez   |   March 31, 2021   |     7 min. de lectura
facebook twitter linkedin

Según Forbes antes de la pandemia 34% de personas tenían trabajos home office en México, pero tras la pandemia por COVID19 68% de los mexicanos laboran en alguna modalidad remota. Así que si no eres de los pioneros que presumían su trabajo remoto en tiempos pre pandémicos y que cuando llegó la cuarentena por Covid se sentaron a ver el mundo arder; entonces eres de los que llevan un año experimentando en carne propia los pros y contras de un home office forzado e improvisado. Porque sí, tu empresa no estaba lista para cambiar al trabajo home office de la noche a la mañana, pero tú tampoco.

Ni para los trabajadores remotos pioneros ni para los forzados es fácil hacer el duelo y dejar atrás el trabajo en oficina, por eso es necesario adaptarse y superar las 5 fases de este duelo hasta llegar a la aceptación. 

Al final serás parte del 96% de trabajadores que desean que el trabajo remoto se quede en su vida de alguna forma para siempre, según FlexJobs, y estarás feliz en tu empleo home office permanente o estarás buscando un trabajo remoto definitivo, pues no quieres un mundo post pandémico regresando a la oficina.

#1 Empezaste en negación en un rincón de tu mesa de comedor, solo con tu laptop y tu pijama, extrañando tu cubículo y tus compañeros y repitiendo que sería temporal o que lo hacías por el sueldo. Según PayScale los trabajadores remotos ganan un 8,3% más que los no remotos por el mismo trabajo.

Primero compraste la silla ergonómica por el dolor de espalda, luego mejoraste tus audífonos para las videollamadas, le siguieron un teclado y un mouse “en oferta” y como la pantalla de tu portátil es muy pequeña compraste tu primer monitor. Así, un año más tarde tienes una wishlist llena de artículos de oficina para complementar tu “mega-desk” en casa.

#2 La ira llegó con unos días en los que amaneciste de mal genio sin razón, solo ver tu rincón de home office te molestaba. Estabas aburrido de que la novedad del día sea el nuevo pájaro que se posó en tu ventana y te cansaste de recibir paquetes de compras impulsivas o “bolucompras”. Pero descubriste las apps de ejercicios rápidos, meditación, recetas de cocina en minutos y la alegría volvió a tu vida. Por su puesto que a estas alturas ya subiste mil fotos de tu #HomeOffice a Instagram, abriste tu canal de YouTube y creaste tu propio Podcast. 

Los trabajadores remotos pioneros son expertos del encierro y el distanciamiento social -sin saber- el teletrabajo fue su curso de supervivencia a la pandemia.

#3 En la etapa de la negociación más de una vez tuviste el impulso de volver al trabajo tradicional, pero la sola idea de retomar la rutina de la  mañana -salir apurado y sin desayunar para viajar una hora hasta la oficina- te hacía desistir. Entonces descubriste los coworkings, el espacio ideal para cambiar de aires y de ambiente, ver otros seres humanos y probar otro café que no sea el de tu cafetera por unas horas. 

Aunque estos espacios te ayudan a romper la rutina, hoy amas la comodidad de tu hogar dulce hogar a la hora de trabajar. Los empleados home office son entre 35% y 40% más productivos que los que trabajan en la oficina según Global Workplace Analytics.

#4 Tuviste depresión: no te cambiaste la pijama, te quedaste dormido durante el día y trabajaste la noche, te frustraste por tu conexión a Internet y te hartaste de las videollamadas; pero después de la tormenta viene la calma y adoptaste un par de consejos de los “viejos sabios del home office” para organizar tu rutina. 

Hoy sientes que tienes tiempo para todo y la idea de volver a un cubículo en la oficina te asusta.

#5 La luz al final del túnel es la aceptación, luego de superar estas 5 fases has aprendido a amar tu trabajo home office style=”font-weight: 400;”> en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, tú y tu trabajo remoto sellaron el felices para siempre y están en plena luna de miel.

Si eres de los escépticos del teletrabajo y estás harto de oír que el home office llegó para quedarse, lamento decirte que esto es un hecho. El home office no es nada nuevo, tiene más de 50 años de historia, sus inicios se remontan a la década de los 70’ con el Clean Air Movement, el físico de la NASA Jack Nilles, las computadoras portátiles y el primer experimento de teletrabajo de IBM. Desde entonces, ha crecido su popularidad hasta que en 2020 el distanciamiento social obligado por la pandemia lo convirtió en la única y mejor opción de trabajo para casi todos los empleados del mundo.

Hoy en México y EE.UU. alrededor del 70% de los empleados trabajan en alguna modalidad home office, más del 80% de los líderes de empresas encuestados por Gartner a mediados del 2020 tenían planes de implementar políticas de home office después de la pandemia y si eres un profesional TI te adaptas o mueres, pues los gigantes tecnológicos de Silicon Valley como Microsoft, Amazon, Facebook, Google y más han abierto la puerta al home office o  tienen posiciones remotas disponibles.

El amor y odio del trabajo remoto: los pros y contras de los empleos home office

Forzado o pionero a estas alturas seguro ya descubriste que amas:

  • Ayudar al medio ambiente al no desperdiciar 2 horas al día o más en conmutas, en pleno tráfico insoportable de hora pico.
  • Tener tiempo para comer en familia, noches de Netflix y tus cursos o proyectos personales, que no siempre terminas pero te divierten.
  • Romper el encierro de “8 a 5 en la oficina” y tomar tu descanso con una rutina de ejercicios de 15 minutos, leyendo, cocinando una receta viral o dando una caminata por tu barrio, que apenas estás descubriendo 

Pero también aceptaste que puedes manejar y ya no odias tanto:

  • La poca interacción social. Disfrutas trabajar solo, evadir las celebraciones de la oficina y no tener que conservar las composturas sociales más de 8 horas al día. 
  • El caos inicial y los horarios cambiados se han convertido en una rutina organizada con mucho tiempo para tí mismo y tu familia.
  • Las reuniones en videollamada (Zoom Fatigue) le enseñaron a la gente de que “esa reunión pudo ser un email” y tu ya estás tan acostumbrado que hasta se te han pasado las copas en las fiestas con tus compañeros por Zoom.

Los 4 mandamientos del home office

Si si, el futuro es el teletrabajo, pero ¿cuál será el futuro del home office? Muchas empresas y jefes “novatos” en la modalidad de home office han implementado malas prácticas que han arruinado la experiencia del trabajo remoto para muchos, pero esto tiene que desaparecer. 

Sigue estos 4 mandamientos para que tu empleo home office no sea una relación tóxica más en tu vida.

  1. No trabajarás más de 8 horas. Tómate una hora de almuerzo y los descansos necesarios, pon límites y -después de las “cinco”- no hagas nada del trabajo, abandona tu rincón de home office y silencia tu canal de comunicación laboral.
  2. No escribirás ni responderás temas de trabajo fuera del horario laboral. Desconéctate fuera del horario y jamás uses WhatsApp ni otros canales personales para trabajar. Si puedes, mejor exige un celular exclusivo para el trabajo.
  3. Tendrás una rutina saludable. Cámbiate la pijama, aunque sea por “la pijama para trabajar”, come a tus horas, desayuna y arréglate -si estás de humor hasta maquíllate, péinate y vístete- que no salir no sea excusa “siempre fashion, nunca infashion”.
  4. Buscarás un trabajo con beneficios (perks). Las empresas de trabajo remoto experimentadas dan a sus colaboradores todos los insumos para trabajar desde casa, desde computadora, monitor, celular, hasta el pago del plan de Internet. El cielo es el límite y si eres un profesional TI encuentra el mejor empleo home office ¡AHORA!
Deja un comentario