Tutoriales de Programación
¿Para qué necesitan internet las cosas?

¿Para qué necesitan internet las cosas?

por HRJ   |   August 17, 2021   |     6 min. de lectura
facebook twitter linkedin

Es un concepto llamativo pero confuso: el internet de las cosas, donde la primera parte (el internet) queda clara y la segunda despierta muchas dudas: ¿qué cosas?, ¿por qué necesitarían internet las cosas?, ¿cómo puede haber internet en otra cosa que no sea algo relacionado con un teléfono o una computadora?

La respuesta es tan fascinante como sencilla, y su lógica responde al mismo impulso que a ti te ha llevado a, por ejemplo, crear una red social.

¿Por qué tienes Facebook?

Para estar conectado con mis amigos.

Sí: el internet te permite tanto encontrar compañeros de secundaria que de otra forma jamás hubieras vuelto a ver como trabajar para una empresa en Tailandia sin necesidad de trasladarte o pagar desde tu sala servicios como la luz, teléfono y agua.

El internet hace que diversos aspectos del día a día de cualquier persona sean cómodos y fáciles. La idea es que el internet también haga eso con las cosas. Es decir: conectarlas para que juntas potencialicen sus posibilidades y desarrollen prácticas pensadas para tener una mejor vida, pero no sólo a nivel individual, sino también en una escala social.

Y esto es lo más importante: a través del internet de las cosas es posible construir un mundo más sano, justo y hermanado

La magia de las cosas conectadas

En tu mesita de noche has colocado a Alexa, tu asistente tecnológico, que te despierta a las 5:45 con Sensemayá de Silvestre Revueltas. Es negro, chaparro y redondo. Tu abuelo lo confunde con un despertador, y le dices que no, que Alexa puede hacer cosas que antes sólo se le atribuían a la magia, cosas como las que haces ahora:

Dices “Alexa, luz principal de la recámara”, y se prende la luz encima de tu cama.

Dices “Alexa, ¿cómo está el clima en la CDMX?”, y una voz femenina te responde: temperatura mínima: 12 grados; 16 grados, máxima. Hay 90% de posibilidades de que llueva ligeramente a las tres de la tarde.

DicesAlexa, ¿cuál es la forma más rápida de llegar en coche a la oficina si salgo en 15 minutos?”, y ella tarda un poco, pero termina guiándote: Evita Periférico, hay un accidente a la altura de San Jerónimo y todavía no llega la grúa. Toma Avenida del Imán y luego Tlalpan y llegarás en 26 minutos.

“Pero, ¿cómo un despertador puede hacer eso?”, pregunta atónito tu abuelo.

Le explicas que las cosas en tu casa están conectadas entre sí y también con el mundo exterior, que Alexa y tus lámparas están conectadas, que Alexa está conectada con sensores climáticos colocados a lo largo de la Ciudad de México y que tecnología móvil encargada de monitorear el tránsito le manda a Alexa información en tiempo real sobre calles, accidentes y obstrucciones.

“Pero si las cosas pueden hacer eso, ¿no se les ha ocurrido utilizarlas en algo más importante, como en el transporte público o la escasez de agua en el mundo?”

La respuesta es sí, pero tú no supiste qué decir. 

El impacto social del internet de las cosas

El internet de las cosas elimina cualquier barrera entre los mundos físicos y digital. Los conecta de manera orgánica y a través de esa convivencia se hacen posibles cosas que hasta hace pocos años parecían inconcebibles y ocurrían únicamente en la ciencia ficción.

Por eso el internet de las cosas es quizá la revolución tecnológica más importante del siglo XXI, y por lo tanto sus usos potenciales abren una ventana hacia el futuro que muestra un panorama de esperanza:

La solución a grandes problemas mundiales, como injusta distribución de agua, crisis agropecuaria, insuficiente sistema de salud pública o contaminación vehicular, pueden tener solución a través del internet de las cosas.

El internet de las cosas y su revolución humanitaria 

  • CONTAMINACIÓN

Un vehículo contamina más cuando está prendido y permanece inmóvil. En México, el sector transporte contribuye con 20.4% de la emisión de GEI (gas de efecto invernadero), según la ONU. Gran parte de esta contaminación se debe a lo frecuente que es circular a vuelta de rueda durante varios minutos o esperar más de cuatro altos para poder cruzar una calle.

El primer gran impacto que el internet de las cosas tuvo en el tránsito fueron los mapas con GPS que indican en un teléfono cuál es la ruta menos congestionada. Esto mismo puede suceder con el sistema de transporte de una ciudad. Es decir: conectar semáforos, casetas, puentes, pasos a desnivel y carriles reversibles a cámaras que les permitan coordinarse en tiempo real de acuerdo a los distintos niveles y necesidades del tránsito, de tal manera que cruceros, ingresos y avenidas conflictivas encuentren por sí mismos los mejores comportamientos para asegurar un flujo continuo. 

  1. ESCASEZ DE AGUA 

Lo mismo ocurre con el agua: a través de su fascinante red de conexiones entre objetos y sensores, el internet de las cosas permite que la distribución del agua pueda autogestionarse de tal manera que no se acumulen cantidades innecesarias en una zona mientras en otra haya escasez, sino que mida y coordine la manera de hacerla llegar de acuerdo a la demanda. De igual forma, el internet de las cosas puede detectar fugas en las cañerías y proporcionar la información exacta para inmediatamente repararla, evitando así pérdidas, suspensiones en el servicio y posibles inundaciones.

  • ACCESO A LA SALUD

El internet de las cosas permite que una persona tenga un dispositivo portátil que monitoree permanentemente su salud, de tal manera que, ante cualquier problema, su médico recibirá esa información inmediatamente y podrá tratar al paciente a la distancia o, en caso de un problema grave, citarlo a consulta. En caso de un asunto de urgencia, como un paro respiratorio o un ataque al corazón, el internet de las cosas permite saber cuál es la ambulancia más cercana y cómo llegar más rápido a un hospital con disponibilidad, donde ya estarán esperando su llegada con el equipo necesario para atenderlo. 

  • SEQUÍA EN EL CAMPO

El cambio climático ha afectado al sector agrícola de varias maneras, una de ellas son las transformaciones radicales en el clima, lo que dificulta la adecuada programación de los periodos de riego y provoca inundaciones y sequías. El internet de las cosas permite instalar en el campo sensores que están conectados a programas que predicen con gran exactitud el comportamiento climático del día, del mes e incluso del año, de tal forma que envía información confiable para que una persona pueda programar eficazmente los períodos de riego y garantizar así que los cultivos estén sanos y sean productivos. 

¿Cómo triunfar en la industria del internet de las cosas?

Un ingeniero loT se encarga de visualizar, desarrollar, monitorear y reparar las intrincadas conexiones entre los diversos dispositivos y la red. Básicamente es el responsables de garantizar que el internet de las cosas funcione.

Si a ti te interesa especializarte y triunfar como ingeniero loT, debes dominar una serie de conocimientos específicos sobre los cuales te ofrecemos una breve aproximación

  1. Aprendizaje automático/inteligencia artificial

Debes ser muy hábil identificando patrones en cantidades masivas de información para predecir resultados y diseñar algoritmos capaces de tomar decisiones eficaces.

Tienes que saber programas en estos dos lenguajes.

  • Sensores

Siempre hay sensores involucrados en el internet de las cosas. Es un gran plus que sepas cómo funcionan y si fallan puedas arreglarlos.

  • Seguridad

El internet de las cosas está expuesto a ser atacado continuamente. Los ingenieros con conocimientos para garantizar su protección son muy cotizados.

  • GPS

Desde coches inteligentes hasta empresas especializadas en logística: los sistemas GPS son esenciales en la industria del internet de las cosas.

Deja un comentario