Soft Skills
¿Qué Es La Adaptabilidad En El Trabajo Y Cómo Lograrla?

¿Qué Es La Adaptabilidad En El Trabajo Y Cómo Lograrla?

por Carlos A. Vázquez   |   June 11, 2019   |     9 min. de lectura

“No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”. Charles Darwin.

Adaptarse a los cambios no es difícil, sobre todo cuando los cambios son para mejor. Piénsalo, seguramente no te costó demasiado trabajo adaptarte cuando te ofrecieron un mejor salario por tu trabajo o cuando te dieron la noticia de que tendrás vacaciones pagadas más largas ¿verdad?

Eso es justamente lo que nos trae a reflexionar como la adaptación, que es la disposición de una persona para acomodarse rápidamente a contextos dinámicos, es una de las habilidades más útiles en estas situaciones. Y no por nada también es una de las más buscadas por los reclutadores de talento.

Y es que esta habilidad te permite superar con mayor eficiencia los obstáculos que todos los mortales sufrimos cuando se nos presenta una etapa de cambios, ya sea de trabajo, cultura o situaciones fortuitas. La pandemia por coronavirus puede ser un ejemplo claro de cómo hemos reaccionado a un cambio retador. Que por cierto, haciendo un paréntesis, si te has quedado sin empleo o estás en busca de mejores oportunidades de trabajo, te invito a que visites la bolsa de trabajo de CodersLink y envíes tu currículum, muchas empresas, sobre todo en el sector tecnológico, continúan contratando profesionales como tú.

Regresando al tema de la adaptabilidad, ya que en un artículo anterior nos referimos a este soft skill como una de las habilidades que te podrían convertir en un superhéroe de oficina. Mientras escribía este artículo, no pude evitar recordar aquella escena de una película de Marvel donde Natasha Romanoff (Black Widow) se encontraba atada a una silla en una misión, pero luego recibe una llamada con un cambio de planes. Ella, aún estando en una situación deficil, se libera de la silla usando lo que tiene a la mano con mucha astucia y pone en marcha el nuevo plan que le ordenaron.

Y si lo pensas bien, esta escena es una imagen viva de la descripción de adaptación laboral, la cual es la siguiente:

La adaptación laboral requiere modificar nuestros patrones de comportamiento con inteligencia, astucia y control para ajustarnos a cambios internos o externos de nuestro entorno para así poder fluir entre las situaciones más difíciles.

Si no recuerdas la escena te dejo aquí el fragmento:

El interrogatorio de La Viuda Negra

 

Ya sé que nuestras vidas no son películas de ciencia ficción, pero este ejemplo sirve muy bien para ejemplificar el punto.

 

habilidades de adaptación laboral

 

Se requiere de entrenamiento para poder mantener la cama durante circunstancias difíciles. Aumentar el estrés de vez en cuando puede ayudar a mejorar tus niveles de rendimiento, siempre y cuando no lo hagas con intensidad o mucha frecuencia. Si no te sientes estresado una que otra vez puede ser por falta de estímulo, lo que se convierte en aburrimiento y hastío a la larga.

Entonces, el estrés es un aliado en la adaptación de nuestro cuerpo y nuestra mente al cambio, adaptación que exige un esfuerzo físico, psicológico y emocional.

El miedo sin embargo, es el enemigo a vencer. Aunque a algunos les cuesta trabajo admitir que tienen miedo más que a otros, el temor a lo desconocido, el miedo a perder el control, miedo a fallar o quedar en ridículo y el miedo a dejar la zona de confort son emociones que frecuentemente nos visitan.

De hecho, el miedo es un paso dentro del ciclo o etapas de cambio por las que pasamos siempre que se nos presenta una nueva aventura.

Vamos a ver este gráfico:

 

ciclo de adaptacion en los cambios
El ciclo de cambio

Etapas de Adaptación

Ahora imagínate yendo de bajada por ese valle empinado, te darás cuenta que al principio cuando recién ha iniciado la aventura pones cierta resistencia al cambio de terreno (la bajada). Eso es completamente normal y humano, de hecho el reconocido escritor Lic. Abel Cortese, investigador de la “Asociación para el Desarrollo de la Inteligencia Emocional” lo describe como una Etapa de Defensa donde el individuo se aferra a sus costumbres, hábitos, situación actual, privilegios, estabilidad o tradiciones; rechazando lo extraño, evitando la realidad, reaccionando con ira y prácticamente negándose a cambiar.

Esta etapa inicial del cambio nos prepara para la transformación y crecimiento, es aquí donde percibimos un gran estrés, tanto que al final de la bajada nos encontraremos agotados pero es justo en ese punto de agotamiento donde comenzamos la valoración de las ventajas y desventajas que ofrece el cambio y podremos continuar hacia la Etapa de Aceptación.

Ten en cuenta que a estas alturas regresar a donde estábamos puede costar casi el mismo esfuerzo que aceptar el cambio y escalar hacia adelante.

Si decidimos seguir adelante tendremos que desarrollar nuevas habilidades, encontrar nuevas herramientas, necesitaremos aprender muchas cosas nuevas que al principio pueden hacernos sentir incapaces, sin embargo, siempre que mantengamos la apertura al cambio y renunciemos a la resistencia, logramos elevarnos a la Etapa de Adaptación.

En esta última etapa, cuando los resultados del cambio se hacen evidentes, encontraremos satisfacción y una sólida sensación de seguridad en nosotros mismos.

La adaptación varía de una persona a otra y los tiempos que puede permanecer en cada etapa no es el mismo que ni para cada persona ni para todas las situaciones. Muchas veces podemos lidiar con los cambios sin ayuda pero cuando no es el caso, en nada afecta pedir un poco de ayuda para enfrentar las exigencias de la vida.

Estamos obligados por naturaleza a adaptarnos continuamente a una gran variedad de situaciones para satisfacer nuestras necesidades y mantener un equilibrio emocional, lo que se conoce como “ciclo de adaptación”.

En resumen, el poder de adaptación es muy importante en la vida laboral de cualquier persona; como trabajadores no debemos resistirnos al cambio, sino que debemos adoptarlo como algo positivo. Y así como Black Widow no sufrir los cambios como la víctima, sino como protagonista.

Acciones para lograr el cambio

Ahora que conocemos el proceso y los retos de este, podemos darnos cuenta porque muchos deciden llevar una vida sin riesgos y sin mucha acción, pero también esto los mantiene sobreviviendo y no viviendo todas las oportunidades que puede ofrecer una vida llena de cambios.

Para ayudar un poco en tu camino sigue algunos de estos 20 consejos para conseguir ser un master de la adaptación al cambio, no son muchos, son suficientes y tal vez algunos ya los dominas pero no estaría mal recordarlos hoy:

1- Dale la cara al cambio.

No hay nada más desventajoso que darle la espalda a lo que está pasando, identifica de qué tratan los cambios y analiza tus posibilidades para adaptarte a ellos.

2- Viaja ligero

Aprende a dejar las cosas que te ayudarán en tu camino, las cosas materiales que te detienen o esos recuerdos que sólo te hacen vivir en el pasado.

3- Conoce a tope el nuevo escenario.

Una exitosa adaptación al cambio depende de cuánto sepamos del nuevo entorno, sus dinámicas, condiciones, entre otros aspectos. En pocas palabras debemos saber a qué nos adaptamos.

4- Se flexible

Si durante un proceso un proceso de adaptación nos aferramos a ideas o estrategias tradicionales, no dejaremos espacio para desarrollar nuevas habilidades.

5- Encuentra tu motivación.

La única forma de producir un cambio que perdure a lo largo del tiempo, sin morir en el intento, consiste en hallar un motivo lo suficientemente poderoso como para que guíe tus pasos.

6- Comprometete a cambiar.

Hay personas que quieren cambiar su vida, pero no quieren cambiar ellas mismas. El cambio siempre implica reformas a nivel personal y casi siempre demanda sacrificios que pueden llegar a ser dolorosos.

7- No digas que es imposible

¿Por que decir que no es posible sin haberlo intentado? Si alguien lo ha logrado, también tu puedes, si nadie lo ha hecho antes entonces tú serás el primero, así de simple.

8- Enfócate en el cambio.

Cuando un arquero quiere acertar en el blanco, pone su atención en el centro de la diana, no en los anillos externos. Es cuestión de sentido común. En este sentido, mientras más específicos sean tus objetivos, mejor podrán conducirte por el camino adecuado.

9- Sigue tu instinto

¿Cuántas veces has tenido una sensación extraña de hacer algo diferente? Tu mente te da señales, aunque a veces difíciles de comprender, pero escuchar esas pequeñas voces podrían ayudarte a elegir los caminos que deberías de tomar.

10- Un paso a la vez.

No te lances al vacío sin paracaídas, toma pequeños riesgos cada día. Los cambios paulatinos son menos traumáticos ya que no encierran ese miedo a dar un paso en falso y permiten mantener bajo control la incertidumbre que generalmente representa lo desconocido. Enfócate en pequeñas metas que te permiten avanzar y, mientras lo haces, mirar atrás y sentir satisfacción por el camino recorrido.

11- Encuentra nuevas fórmulas.

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein. Esta frase es una de mis favoritas porque muy frecuentemente nos vemos atascados en un pantano de nuestros propios hábitos y costumbres. Para lograr salir de ahí es necesario pasar por encima de los estereotipos y dejar atrás muchas creencias limitantes, abrir la mente y crear nuevos patrones de conducta.

12- Confronta el estatus quo

Si buscas dejar huella con tu cambio, tienes que ir contra la marea, enfrentar a la sociedad y al final hacer las cosas que valen la pena para ti mismo.

13- No busques razones para empezar

No necesitas convencer a nadie de lo que vas a hacer. Si quieres hacer un cambio, sólo convéncete a ti mismo y ve por ello.

14- La única validación que necesitas es la tuya

Te van a criticar por todo, tu ve y haz lo tuyo y luego espera los comentarios críticos. “No tienes que vivir de la forma que todos esperan de ti”. Chris Guillebeau.

15- Acepta quién eres y dónde estás

Siempre hay alguien más alto y más bajo que tú, es la realidad. No pienses en el éxito de los demás o perderás rumbo de tu camino, enfócate en tu contexto, acéptate cómo eres y crea algo que sea completamente tuyo.

16- No todo es medible

Olvídate de los números y las estadísticas por un momento, y enfócate en saber que si lo que haces realmente te está haciendo sentir diferente.

17- Mira el lado bueno

Estamos acostumbrados a fijarnos en los detalles negativos para intentar mejorarlos pero en ocasiones olvidamos mirar el lado positivo de las cosas. Hacerlo nos alentará a continuar con los cambios.

18- Se pondrá dificil, no te rindas.

Inevitablemente las cosas se van a poner complicadas cuando estás haciendo algo diferente. Cuando esto ocurra no dejes que la frustración y los miedos te consuman, date tiempo para aprender y acostumbrarte a tu nuevo entorno.

19- Da el 100 más 1

Solo quién da el extra, sobresale.

20- Repite

Este en ciclo que nunca acaba, acostumbrate a los cambios y a los retos de estos. No dejes de tomar nuevas aventuras solo porque ya pasaste por una etapa de cambios, entre más lo hagas, más te aclimatas a los niveles de estrés y de frustración. Por increíble que parezca, ente más difícil es el reto más lejos te llevará.

 
Nelly Latierro says:

Adaptarse al cambio es algo que me ha costado y me cuesta mucho, lo he tenido que hacer, por sobrevivir, pero no es algo que me agrade mucho, me gustaba mucho mi oficio anterior y me quedaba cómodo el seguir así hasta mi jubilación, pero la vida avanza y tuve que acompañarla.
Ahora, en mi nuevo negocio, sigo adaptándome y progresando lentamente en él.
Es duro, pero no imposible.

Héctor Silva says:

Muchas gracias, es un texto motivador y con tips bastante prácticos.

Juan Muñoz says:

Que interesante material , gracias.

Comentarios (3)