Trabajo Remoto
¿Por qué trabajar en el extranjero te hace más competitivo?

¿Por qué trabajar en el extranjero te hace más competitivo?

por Jesus Lopez   |   January 25, 2018   |     6 min. de lectura

Como programadores, o desarrolladores, tendemos a concentrarnos en lo técnico y nuestras habilidades de desempeño. Las tecnologías cambian y es importante estar al tanto.

Pero no sólo cambian las tecnologías, también cambian nuestras ambiciones y circunstancias de vida. Para algunos, llega el momento que aspiran a más, brincar a ser project manager o dueños de sus propias empresas.

Es muy común encontrarse con personas que sienten que por tener altas habilidades de programación, pueden manejar una empresa con empleados. A decir verdad, si a muchos programadores no les llegaran ofertas, y tuvieran que hacer ventas, se verían en apuros.

Este post es para ti, programador que busca dar el salto a emprendedor o líder de proyectos. Trabajar en el extranjero es una experiencia única que puede aportar incontables beneficios si lo haces de forma adecuada. Las habilidades que puedes desarrollar, con tan sólo un año de estar fuera de tu país, son invaluables.

Invariablemente, con el proyecto adecuado, trabajar en el extranjero te dará las herramientas para ser emprendedor y líder de excelencia.

Partamos con cuatro principios:

1.- Saber no es lo mismo que comprender. El saber implica conocimiento teórico, la comprensión implica conocimiento y experiencia de los conocido.

2.- Cuando no se puede comprender, es mejor aceptar. Si no comprendo la forma de trabajo de otras personas, la acepto como tal.

3.La aceptación no implica imitación o integración. Cuando aceptas algo, no implica que tienes que formar parte de eso. Sólo que, si no es tu cultura o tu realidad, no pondrás resistencia. “Donde fueres, haz lo que vieres”. Te puedes unir o puedes huir, pero no cambiarlo o luchar contra eso, no es tu realidad. La aceptación es ver las cosas como son, punto.

4.-La soberbia es el peor enemigo de la ambición. Si tú sientes que estás por encima de trabajar fuera de tu país para mejorar, seguramente también estás lejos de alcanzar tus sueños.

¿Qué habilidades desarrollaras?

Productividad en diferentes culturas.

Aunque la productividad es lo mismo alrededor del mundo, varían las formas de generarla y medirla. Por ejemplo, en México, la productividad puede tomar más tiempo o recursos, y ser considerado normal. Dependiendo del contexto, el fin puede justificar los medios para algunas empresas, para otras no.

Comprender, no sólo saber, lo que la productividad significa e implica para otras culturas es importante y un excelente primer paso hacia el buen liderazgo.

Solamente entregar resultados es útil si eres empleado o freelance. Cuando aspiras a más, es importante saber unir a las personas, motivarlas, darles instrucciones y contexto, para que puedan alcanzar las metas. Estar en un equipo, fuera de tu país, elimina las siguientes comodidades:

  • Mismo idioma o jerga.
  • Interpretación de lenguaje no verbal.
  • Vida social resuelta que pueda limitar tu involucramiento con tu equipo laboral.
  • Certeza de expectativas culturales en desempeño.

Cuando tienes que volver a aprender estos puntos, entras en revisión sobre cómo eran las dinámicas en tu cultura, cómo son en la actual y hay un análisis, casi como de procesos, que te ayuda a entender las minucias de cada dinámica.

Piénsalo como tener una mirada aérea sobre los procesos culturales que hacen o deshacen una empresa.

Lo técnico ya lo tienes, es hora de crecer en lo personal.

Es innegable que tus habilidades técnicas van a crecer. Sin embargo, si una empresa te lleva al extranjero es porque ya las tienes, nadie las va a cuestionar a menos que tengas resultados cuestionables. Al trabajar fuera, llega el momento de desarrollar tus habilidades suaves.

Cabe aclarar que no es necesario convertirse en un experto en lo social, pero un líder sin habilidades sociales conscientemente desarrolladas, tiende a convertirse en tirano.

Como mencionamos arriba, al trabajar en el extranjero se remueven comodidades culturales. Junto con las anteriores, también se remueven muchas otras en partes no tan profesionales.

  • Ir al súper se convierte en una actividad novedosa.
  • Tienes que construir un nuevo sentido de propósito.
  • Tus herramientas financieras cambian.

Cuando un expatriado pasa por esto, se genera una comprensión más humana, te vuelves más empático. La empatía es una característica clave del liderazgo. Un líder empático es aquel que podrá medir las situaciones emocionales en su entorno y poder trabajar con ellas sin comprometer la productividad.

Hay que tomar en cuenta que un líder empático no es lo mismo que un líder simpático. La empatía es la habilidad de aceptar (ver arriba) los sentimientos del otro, y la simpatía aquí se entiende como la habilidad de “caer bien”. La primera es clave para un liderazgo de altura, la segunda, no.

Invariablemente, un mejor liderazgo lleva a mejores resultados. Mejores resultados llevan a mayores utilidades. Lo demás se explica solo.

¡Esto también se puede lograr en mi país!

Sí, pero tomará más tiempo. Si no me crees, pregúntate ¿Por qué aún no lo he logrado?

¿Quieres encontrar y mejorar tu estilo de liderazgo? Trabaja en el extranjero en algún proyecto que resuene contigo.

La competitividad tiene tanto que ver con lo personal como con lo profesional. Estando en tu país puedes crecer en ambas, pero tendrás mayor desventaja en los factores personales. Estando en el extranjero entrarás en una dinámica de crecimiento personal y profesional de mayor impacto. Es como hacer entrenamiento de alto impacto.

Considera que es algo temporal, no estarás en el extranjero para siempre (a menos que así lo prefieras). Si tu interés está en desarrollar habilidades de liderazgo y conectar con desarrolladores de otros países de forma personal, lo que te puede abrir puertas confiables en el extranjero, trabajar fuera del país por un tiempo es bastante útil.

El tipo de experiencia define el tipo de resultados.

Hay que contemplar que no todas las experiencias profesionales en el extranjero resultarán en el desarrollo de las habilidades antes mencionadas.

Si tomas, por ejemplo, un workation en Tailandia, tus habilidades como freelancer incrementarán, dejando un poco de lado las de liderazgo. Hay bootcamps enfocados a liderazgo, aunque pueden llegar a ser muy generales al querer abarcar de todo.

Una experiencia de equipo dentro del rubro de TI puede ser la mejor opción.

Recuerda, no sólo se trata de la experiencia laboral, el aprender a manejar las situaciones de la vida diaria en otro país es lo que “afina” las habilidades suaves.

Mucho se habla de salir de la zona de confort, incluso muchos de nosotros damos ese consejo o hemos llegado a criticar a quienes permanecen en ella.

Son los retos fuera de la zona de confort los que conectan los puntos que tal vez antes no hubieras conectados. Son las situaciones ajenas a tu realidad las que despiertan el sentido de innovación y lo mezclan con todo, incluidos tus conocimientos técnicos.

¿Por dónde empezar?

No intentamos normar tu experiencia profesional. Es verdad que trabajar alrededor del mundo es para todos, pero no todos están hechos para eso.

Si te sientes presionado u orillado a trabajar fuera, seguramente no tendrás una experiencia tan buena pues estás siendo casi coaccionado. Lo primero es que tu decisión venga de entender que va a ser una situación de provecho para ti.

Después, habría que considerar qué tipo de experiencia quieres vivir. Puedes estar una temporada con una comunidad de nómadas digitales, asistir a un bootcamp sobre cualquier tecnología que te interese, o trabajar en empresa con todos tus asuntos de vida arreglados y un buen sueldo.

Lo importante es que la actividad responda a tus intereses profesionales y personales.

Hay cientos de opciones viables y válidas allá afuera, lo único que te detiene eres tú. Atreverse a dar el primer paso será uno de tus mayores diferenciadores.

¿Qué esperas?

Deja un comentario