Knowledge Base Article
Trabajar remoto ¿Qué significa?
strategic-importance-remote-work

El sueño de muchas personas mayores de 40 siempre fue trabajar menos horas en oficina. Sin embargo, aunque era una situación deseada, los paradigmas de productividad dictaban que la oficina era el lugar para la productividad.

Esta idea implica que:

  • Las personas no pueden tener control sobre su productividad
  • Es mejor estar bajo supervisión.
  • El trabajador es un ser semi-infantil.

Sin embargo, si alguna vez has tenido un trabajo en oficina, recordarás a aquel personaje que pasaba más horas distrayéndose que siendo productivo. Lo cual refuerza el paradigma de que el trabajador necesita supervisión y que “si así trabaja en la oficina, imagínate si trabajara desde casa”. A la hora de escuchar el último enunciado, habría que prestar atención a la palabra “imagínate” y entender que, exactamente, estamos hablando de un concepto imaginario, que hasta hace poco se tornó real para algunos cuantos y va con éxito.

Nosotros creemos que el trabajo remoto es igual o más productivo que en oficina. En esencia, la personas flojas lo van a ser en casa o en la oficina, lo mismo aplica para las personas productivas.

Sin embargo, trabajar remoto parece un concepto difícil de entender, especialmente en la cultura latinoamericana. Por eso hemos escrito este post.

¿Qué significa trabajar remoto?

El concepto de “trabajo remoto” es un concepto compuesto de dos palabras, “Trabajar” y “Remoto”.

En cuanto a la palabra “Trabajar”, te invitamos a que la consideres más como “Productividad”. Es decir, si no estás produciendo, no está funcionando.

La palabra “Remoto”, implica un lugar lejano (remoto) a alguno cercano, que podría ser las oficinas principales de cualquier empresa u organización, y que el trabajo se está haciendo lejos de ese lugar.

Entonces, como lo vemos en Coderslink, “Trabajo remoto” es producir resultados desde un lugar diferente a las oficinas centrales de la compañía para la que se trabaja.En últimas, si no se están logrando resultados, no se está siendo productivo. Entonces, sólo somo remotos, pero no trabajadores.

Es importante recalcar que “trabajo remoto” no necesariamente es igual a “outsourcing”. El outsourcing implica delegar una responsabilidad a alguien que no tiene relación directa con tu empresa, pero que puede necesitar trabajar en tu oficina.

¿Por qué el trabajo remoto?

Aunque esta práctica no es nueva, poco a poco se vuelve una opción más viable, incluso en los esquemas tradicionales de trabajo.

Se ha demostrado que, otorgándoles las herramientas y contexto necesario, los trabajadores pueden ser igual o más productivos a la distancia que en la oficina.

Esta práctica se vuelve saludable cuando hay un enfoque centrado a resultados, lo que implica que las ganancias de la empresa no se verán afectadas esté, o no, el empleado en la oficina.

También, se tiene un incremento de moral por parte del trabajador. Al entender que se le da la confianza y se le mide de acuerdo a parámetros claros, se forma un sentido de compromiso.

Trabajo remoto y ser un freelancer

El término freelance o freelancer, viene desde la Edad Media, en donde se contrataba a los “lanzas libres”, guerreros de tierras lejanas o no pertenecientes a ningún reino en discordia, y que eran contratados aparte para unirse a ejércitos de algún país en guerra.

Ahora se le conoce así a los trabajadores independientes. Personas que no trabajan exclusivamente para una sola compañía.

En cuanto a la distancia, ser freelance tiene dos modalidades: interno o remoto.

Si eres interno, sigues siendo freelancer sin ser empleado exclusivo de la compañía, pero tienes que trabajar en sus oficinas. Esto puede ser porque te llamaron para hacer algún tipo de consultoría, o requieren hacer “staff augmentation” que es cuando una empresa tiene un proyecto importante, necesitan ciertas habilidades con las que su equipo no cumple, y traen a alguien interno, pero de manera temporal.

Sin embargo, la modalidad de freelance interno no es tan común como el freelance que trabaja de forma remota.

Generalmente, las empresas se encuentran con tareas que, aunque son necesarias para que sus operaciones fluyan correctamente, pueden estar absorbiendo recursos o tiempo de sus empleados. En este caso es cuando una empresa decide hacer outsourcing y contratar a un freelance, casi siempre, remoto.

¿Se puede hacer dinero así?

Sí, mucho.

De entrada, las empresas agradecen mucho que los procesos altamente operativos, o mecánicos, y generalmente repetitivos, sean absorbidos por terceros. Al hacer esto, ellos se encuentran con más tiempo para enfocarse a su negocio base, crecer, hacer ventas, e investigación y desarrollo.

Penetrar el mercado freelance no es fácil, pero una vez adentro establecerse sí lo es. Muchas personas tienen la ambición de ser un freelance que aporte valor, pero a la hora de trabajar, se quedan cortos. Por eso, cuando una empresa encuentra a algún freelance que:

  • Cumple con expectativas
  • Se comunica constantemente
  • Entrega resultados a tiempo
  • Es adaptable a lo que la empresa requiere
  • Entrega comprobantes fiscales de pago (Facturar en México)

Suelen regresar con más trabajo para esa persona. Si un día tienes más trabajo del que puedes manejar, igual tú puedes contratar a un freelance.

¿Cómo tener éxito como freelance y/o remoto?

Te recomendamos autores como:

  • Sebastian Marshall
  • Tynan
  • Michael Gerber.

Aunque no son los que normalmente leerías en una lista de libros sobre este tema, como Tim Ferris, hay una explicación detrás. Estos autores proponen explícitamente marcos de trabajo, formas de contratos, y demás acuerdos y expectativas a plantear, para tener un trabajo remoto de excelencia.

Si eres empleado de tiempo completo y quieres trabajar de forma remota, estos autores recomiendan lo gradual. Haciendo un plan a unos 6 meses en donde, por medio de pequeñas acciones, puedas demostrar que tu productividad trabajando remotamente es mejor que en la oficina.

En un ejemplo burdo, sugieren inventarte un malestar sencillo, pero suficiente para que te permitan faltar al trabajo uno o dos días. En este tiempo, trabajas de forma deliberadamente eficaz, entregando resultados sobresalientes, y te encargas de hacer notar que esos resultados se obtuvieron mientras no estuviste en oficina.

Así, por medio de pequeñas acciones, se van construyendo vínculos de confianza a tu actividad remota, hasta que un día puedas tener, al menos, un 40% de tu trabajo común de manera remota. Esto no hubiera servida hace veinte años, pero como ahora la idea de trabajo remoto no es descabellada, ni es sinónimo de flojera o evasión, cada vez hay más jefes dispuestos a intentarlo.

Si eres freelance y quieres trabajar de forma remota.

Recuerda:

  • Siempre tener marcos claro de trabajo
  • Llevar a cabo sesiones de aclaración de expectativas con tus clientes
  • Establecer términos de pago/entrega y respetarlos
  • Dar un extra en tus entregas

Te recomendamos leer: 3 formas de obtener, y mantener, clientes si eres freelance o vas empezando.

Al final, la confianza se vuelve la verdadera divisa de estas transacciones. Si tú eres un elemento confiable, siempre vas a tener clientes, y no tendrás que comprometer tu libertad.

¿Para qué trabajar como remoto?

Te vuelves una persona más responsable y profesional que la mayoría de tu competencia en el mercado laboral.

El mercado está saturado de personas que saben programar o desarrollar. El hecho de que tengas buenas habilidades técnicas se toma por sentado. Entonces, el diferenciador más grande se vuelven tus otras habilidades.

Al ser responsable de tus resultados al 100%, desarrollas habilidades de:

  • Manejo del tiempo
  • Organización y priorización de actividades
  • Planeación y manejo de proyectos

Éstas, entre otras más, son habilidades que no toda tu competencia tiene y, al desarrollarlas tú, te vuelves un elemento sobresaliente y confiable. Tus habilidades de programación te abrirán mil puertas, pero lo que te hará ganar más y crecer serán tus habilidades de planeación y gestión del tiempo.

En voz de Jocko Willink: “La disciplina es igual a libertad”. Y esto se vuelve el punto más importante. El trabajo remoto es una excelente herramienta para conservar tu libertad.

¿Recuerdas que arriba mencionábamos entender trabajo remoto como productividad remota? Piensa en que puedes estar dando resultados trabajando desde Tailandia o las Islas Caimán.

Para eso es que se promueve el trabajo remoto: Para crecer como individuos y aumentar nuestra libertad.

¿Ser freelance? ¿Ser remoto? Depende de ti

Este camino es para todos, pero no todos son para él. Es importante recalcar que se necesitan tanto personas en oficina como remotas.

Si tú eres de los que ama su empresa y su ambiente laboral, y no ves el punto de ser remoto, entonces estás por buen camino y te recomendamos que sigas por ahí.

Por otro lado, si tú preferirías tomar por completo el control de tu vida laboral y personal, ser freelance es la opción para ti.

Si lo que buscas es poder tener mayor control de tu vida personal, entonces ser remoto, como empleado de tiempo completo o freelance, será la opción que mejor te siente.

Recordemos que “el que es perico, donde quiera es verde”. Si decides trabajar de forma remota, prepárate para enfrentar una curva de aprendizaje en cuestiones de disciplina y enfoque. Pero esta curva no es larga ni imposible.

Habrá quien si pueda trabajar desde casa, otros irán a algún café o restaurante, o quienes renten un espacio de co-working, por ejemplo. Depende de ti experimentar y darte cuenta de qué es lo que te va.

Es más fácil de lo que crees

La parte complicada, tus habilidades técnicas, ya la tienes dominada, lo demás es cuestión de práctica.

Todo esto del trabajo remoto y freelancear es más fácil de lo que suena.Para el autor de este artículo, lo más complicado de trabajar por su cuenta, de manera remota, ha sido llevar los asuntos de contabilidad y fiscales, pero para eso hay contadores, y no son inaccesibles.

Vivimos en una época adecuada para recuperar nuestra libertad, desarrollarnos como personas, y genera altos ingresos para nosotros sin necesidad de vernos encadenados a un sólo lugar o actividad.

En Coderslink concentramos una base de datos con trabajos remotos. Facilitando el proceso de búsqueda y conectando a empresas geniales con programadores de valor. Visítanos. Ser remoto, o incluso trabajar en el extranjero por un tiempo, vale mucho la pena. Es un buen momento para empezar a tomar las riendas de tu vida profesional.

Esperamos que te haya servido este artículo.